2

26 mayo, 2017

LOS GASTOS HIPOTECARIOS. YO LOS HE RECLAMADO, ¿Y TÚ?

       Tras la conocida burbuja inmobiliaria, se formalizaron numerosas escrituras de compraventa de inmuebles, así como escrituras de préstamos hipotecarios, con un clausurado por parte de las entidades bancarias que ahora nos parecen impensables. 

       Sin embargo, hasta que dichas cláusulas no fueron cuestionadas por los propios Tribunales, todos firmábamos un préstamo hipotecario muy ilusionados con nuestra nuevo proyecto de vida.

5

        A modo de ejemplo, la conocida “cláusula suelo” fue cuestionada en numerosas ocasiones, hasta que nuestro más alto Tribunal, el Tribunal Supremo, se pronunció al respecto. Y tras numerosas dudas sobre su carácter retroactivo, asimismo, debió pronunciarse el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el cual estableció el carácter retroactivo de la misma, quedando las entidades bancarias obligadas a devolver el importe pagado en exceso, desde la fecha de constitución del préstamo.

6

       En el año 2.016, surgió otra conocida cláusula abusiva; LOS GASTOS HIPOTECARIOS. Cada vez son más los clientes que se personan al despacho para informarse si los referidos gastos hipotecarios son objeto de reclamación.

       En estas líneas, debemos advertir que la conocida Sentencia del Tribunal Supremo, de 23 de Diciembre de 2.015, declaró como abusivas las cláusulas que imponían a los prestatarios el pago de todos los gastos e impuestos, derivados del otorgamiento y concesión del préstamo hipotecario, cuando deberían haberlos asumido los bancos, ya que son las entidades las interesadas en registrar la escritura hipotecaria.

9

       En este sentido, y atendiendo a lo dispuesto a la referida resolución, el Tribunal Supremo considera nulas:

        a) La imputación de gastos preparatorios y de tramitación que no sean imputables al prestatario, por vulneración del artículo 89.3 de la vigente normativa de consumidores.

        b) La imputación total de aranceles notariales y registrales necesarios para la constitución de la garantía real y que se hallan regulados en el Real Decreto 1426/1989, de 17 de Noviembre, por el que se aprueba el Arancel de los Notarios (norma 6ª del Anexo II) y del Real Decreto 1427/1989, de 17 de Noviembre por el que se aprueba el Arancel de los Registradores de la Propiedad (norma 8ª del Anexo II).

       c) La imputación al prestatario del pago de todos los impuestos, sin distinguir siquiera entre directos o indirectos.

       d) La imputación de los gastos de tramitación de la escritura hipotecaria ante el Registro de la Propiedad y la oficina liquidadora de impuestos, cuyo gestor fue impuesto por la entidad.

       e) La imputación de los gastos extrajudiciales y judiciales sin atender a la normativa vigente y, en especial, en relación a las costas judiciales que quedan sujetas a la Ley de Enjuiciamiento Civil.

3

       Para poder formalizar la reclamación en concepto de gastos hipotecarios, en primer lugar, debemos ser titulares de una hipoteca vigente y para aquellas personas que ya hayan pagado el 100% de su hipoteca también podrán reclamar el reembolso si la amortización total se efectuó a partir del 23 de Diciembre de 2.011.

       No es cuestión baladí, recordar que los gastos hipotecarios a reclamar, afecta tanto a hipotecas de viviendas habituales, como de segundas o terceras viviendas.

2

       Llegados a este punto, la pregunta más frecuente de nuestros clientes es.. ¿qué gastos puedo reclamar? Como bien se apuntaba al inicio de este artículo, se pueden reclamar los gastos que se debieron abonar para constituir el préstamo (gastos notaría, registro propiedad, impuesto, tasación, gestoría…), dado que debía ser la entidad bancaria quien estaba obligada a su pago, por ser ésta la principal interesada.

4

       Por lo tanto, para iniciar la reclamación es necesario disponer de la siguiente documentación:

       – Escritura del préstamo hipotecario. Existen dos escrituras, la de compraventa y la del préstamo hipotecario. Para iniciar la reclamación se precisa de ésta última, y en caso de no disponer de la misma, puede peticionarse una copia simple ante el notario.

       Pero… ¿qué sucede si el notario donde se firmó la escritura ya se ha jubilado y la notaría ya no existe? En estos casos, se produce una “sucesión” de la documentación ya que el notario jubilado envía todos sus protocolos a otra notaría para que siempre se pueda disponer de la misma. Para este tipo de supuestos, ARBITRIUM ADVOCATS realiza todos los trámites necesarios al efecto, a fin de evitar mayores perjuicios al cliente.

       – Factura del Notario.
       – Factura del Registro de la Propiedad.
       – Factura de la Gestoría.
       – Factura de la Tasación.
       – Carta de pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (Modelo 600).

       En caso de haber formalizado un préstamo hipotecario que contenga una cláusula, por la que se atribuyen al consumidor todos los gastos, comisiones y tributos del préstamo con garantía hipotecaria, en primer lugar, debe presentarse una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente de la entidad con la que se contrató el préstamo, o bien de la Entidad con la que se haya fusionado.

Mortgage concept by money house from the coins

       Desde nuestro despacho, si transcurridos dos meses desde dicha reclamación, no obtenemos resolución, procedemos de inmediato a la interposición de la demanda judicial contra la entidad bancaria, ante el partido judicial del domicilio del prestatario o deudor.

       En ARBITRIUM ADVOCATS estamos haciendo una campaña hipotecaria para ayudar a todas aquellas personas que formalizaron un préstamo hipotecario con cláusulas abusivas. Queremos ayudar a que todos nuestros clientes reclamen lo que es suyo; a reclamar sus derechos. Para más información podéis contactar telefónicamente al 93.865.55.05 o por correo electrónico a info@arbitrium.es

       Yo ya he reclamado mis gastos hipotecarios. ¿Y tú?

 

Escrito por Lídia

Deja un comentario