9 marzo, 2015

Extinción del contrato por parte del empresario…

 

   Actualmente, el derecho laboral, es una materia que está en constante actualización, hecho que conlleva a los profesionales de la abogacía, el deber de estar al corriente de la última tendencia sobre jurisprudencia, además de conocer los cambios en los diferentes convenios, así como, tener una apreciación clara de la situación real entre trabajadores y empresarios. Es por ello, que no basta con realizar un estudio profundo de las leyes.

    A través de la presente entrada al Blog de Arbitrium, trataremos de comentar la extinción del contrato por parte del empresario.

foto despido

  Para conocer donde se encuentra regulada tal figura, debemos dirigirnos al artículo 49 y siguientes del Estatuto de los Trabajadores. Debemos saber que los despidos pueden ser disciplinarios o bien despidos objetivos.

   Según lo dispuesto en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, el despido disciplinario se basa en una infracción cometida por el trabajador en tanto éste no ha cumplido con sus deberes a la hora de desempeñar su trabajo, –ha habido un incumplimiento grave por parte del empleado–.

 Ejemplo: Manuel trabaja en un bar. Hace unas semanas tuvo una pelea en el trabajo, siendo sancionado con falta grave por ello. Días después, Manuel volvió a repetir la misma escena. La empresa decide proceder al despido disciplinario de Manuel por la agresión física a un compañero, así como, por las ofensas verbales vertidas.

   En cambio el despido por causas objetivas, regulado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, es aquél que resulta motivado por causas técnicas, económicas o productivas. En este tipo de despidos juega un papel importante la tarea interpretativa del juez, puesto que la carga de la prueba por parte del empresario debe ser clara y concisa, por cuanto debe demostrar que bien tiene perdidas y/o ha reducido su facturación.

 Ejemplo: Maria es diseñadora de interiores, trabajando como diseñadora para una empresa de diseño de interiores. Su contrato fue extinguido motivado por un despido objetivo por causas económicas, debido a que la empresa estaba sufriendo grandes perdidas.

 image-name

   Las principales diferencias entre los dos tipos de despidos enunciados, son:

  • Las causas que lo motivan.
  • La forma y plazo de notificación.
  • Y sobre todo la indemnización

   Sobre esto último haremos referencia, para ello previamente debemos tener presente que los despidos pueden ser calificados como: procedentes o improcedentes.

   Para el caso que se declare procedente, –es decir, cuando queda acreditado lo alegado por parte del empresario en su escrito de comunicación–, en el caso que se trate de despido disciplinario, se convalidará la extinción del contrato de trabajo sin derecho a indemnización ni salarios de tramitación; en cambio, si se trata de un despido por causas objetivas, el trabajador tendrá derecho a una indemnización de 20 días por año de servicio.

   En el supuesto que se califique el despido de improcedente, –en este sentido, los tribunales consideran que no está debidamente justificado el motivo del despido–, sí que lleva aparejado la indemnización máxima al trabajador, que actualmente es de 33 días por año trabajado, independientemente si había sido calificado previamente como disciplinario u objetivo, la indemnización es la misma.

   En Arbitrium Advocats, no nos limitamos a llevar casos de trabajadores o empresarios, dado que Arbitrium no se rige por criterios ideológicos, sino meramente profesionales y técnicos, defendiendo con todas nuestras herramientas y sin distinción alguna, los derechos de todos y cada uno de nuestros clientes.

img_7036

   En próximas entradas al Blog explicaremos los trámites a seguir ante un despido, así como, trataremos de resolver preguntas frecuentes al respecto.

 

Fdo. Ltda. Nadia Roselló Skeppe

Escrito por arbitriblog